Cuentos del Sena: El Padrecito

Moisés Pineda Salazar

 

Este, a diferencia del héroe bíblico, no había sido salvado de las aguas, sino que más bien se consagraba a las bebidas espumosas y a las espirituosas. Era un alma medio perdida, que en ocasiones, adhería a la causa de su hermano revolucionario y en otras se entregaba al goce pagano de los carnavales...

 

Páginas