Si ya no los dejó el tren de la historia, hoy son el vagón de cola

Moisés Pineda Salazar -  Especialista en Sociedades y Culturas del Caribe - Barranquilla, Colombia

 

 

Autor: Moisés Pineda Salazar -  Especialista en Sociedades y Culturas del Caribe - Barranquilla, Colombia  ... Ver más publicaciones......►

 

La reunión con Vargas Lleras revela varias cosas.

1- Hay un proceso de recentralización en el manejo de las Rentas Cedidas o de las Participaciones en la Renta Nacional, en el que los Departamentos sobran.

2- Hay un debilitamiento institucional frente a las Ciudades Capitales y Distritos, cuyas Autoridades Locales han construido unas "correas de transmisión" de índole electoral, en la que los Departamentos sobran.

Candidato promeseroSin plata, sin votos y sin influencia, es poco o nada lo que los Departamentos pueden ofrecer al "Cesarismo Centralista".

Y es mucho lo que les resta el "Cesarismo Municipalista".

Todo eso les está pasando porque cuando la asignación de las Rentas les favoreció, quisieron comportarse como "Municipios Mayores", como "La Mamá de los Pollitos", como “La Vaca que más meaba”, haciendo valer aquello de que "quien pone la plata, pone las condiciones” lo que significaba: “imponer el contratista e imponer la obra”.

Ahora, cuando las Rentas languidecen, los departamentos pagan las consecuencias de haber abandonado las Funciones Políticas para las cuales fueron diseñados y por haber descuidado las comunidades políticas de las periferias del territorio que les raparon la guerrilla, el narcotráfico, los paramilitares, la minería ilegal, la delincuencia común y organizada.....

Tal vez, se ha llegado la hora de una "cirugía mayor" que obedezca al hecho de que en la Constitución de 1991, a pesar de la retórica, los Departamentos, en realidad, son un agregación voluntarista de Autonomías Territoriales Municipales que se ejercen a través de una Autoridad Política de manera reglada y  de una Corporación Administrativa -que no política como se hizo en un "pastiche clientelista" en la última reforma sobre el tema- derivada de las mismas autonomías municipales.

Ha llegado la hora de quitar la telaraña finisecular del Siglo XIX, para adentrarnos en las realidades políticas que, a partir de la integración física y de las nuevas tecnologías, nacen de los fenómenos de las Megápolis y de las Nuevas Ruralidades.

Quizás, sea la hora de aprender de los Constituyentes de 1910 que, en estos asuntos de la Modernización de las Ciudades y del Aparato Productivo, al mirar la Institucionalidad del Estado, pasaron el deshollinador por las Instituciones Políticas y supieron diseñarlo con fundamento en el delicado equilibrio que debía guardarse entre Centros y Periferias, entre Libertad y Orden, entre Industria, el Comercio, la Banca y la Agricultura; entre Liberalismo Económico y el Conservatismo Ideológico; entre la Hegemonía Política y el Pragmatismo Económico.

Señores Gobernadores, en el Siglo XXI lo que funcionan son las Ciudades y las Redes de Ciudades, a los departamentos, si ya nos los dejó el tren de la historia, hoy son el vagón de cola!!!!

 

Tags: