De la ciudad Rianera a la ciudad Marinera

Moisés Pineda Salazar -  Especialista en Sociedades y Culturas del Caribe - Barranquilla, Colombia

 

 

Autor: Moisés Pineda Salazar -  Especialista en Sociedades y Culturas del Caribe - Barranquilla, Colombia  ... Ver más publicaciones......►

 

El septuagésimo quinto aniversario del Himno de Barranquilla - 1942 / 2017

Los hechos que caracterizan el momento en el que los barranquilleros adoptaron el Himno de la Sociedad de Mejoras Públicas de Barranquilla como el himno oficial de la ciudad, son evidencia empírica de la manera cómo, en medio de los procesos de reacomodo de las ciudades a las nuevas condiciones de la economía mundial, se suscitan dinámicas culturales mediante las cuales sus elites construyen consensos acerca de las visiones e imaginarios que hacen posible que actúen como una sola unidad en procura del progreso material, del engrandecimiento espiritual de la ciudad y de sus ciudadanos.

En tales circunstancias, lo simbólico se convierte en la dimensión tangible del discurso ideológico dominante.

El conjunto de acontecimientos que a continuación se reseñan conforma uno de los más difíciles momentos que ha vivido la economía barranquillera.

En efecto. Transcurría la Segunda Guerra Mundial con todo lo que aquello significaba, no solo en lo que hace al comportamiento de los negocios insertos en los circuitos del comercio mundial, sino también con la existencia de un clima de intranquilidad y zozobra, generalizados1, ante la eventual participación de Colombia directamente en el conflicto bélico, junto con otros países vecinos.

Monumento a la Bandera de BarranquillaEn el ámbito local, el desbalance en las finanzas oficiales2 obligó al Gobierno Municipal a tomar severas medidas de disminución del gasto público adelgazando la nómina burocrática, reduciendo los salarios de los empleados3, restringiendo los consumos de combustibles de carros, camiones y motos oficiales4, aplazando la inversión en obras públicas5, disminuyendo los niveles de endeudamiento y estableciendo controles sobre los precios y los volúmenes ofertados de bienes esenciales6, todo ello en correspondencia con la política nacional.

Además, existía el temor de que las obras de Las Bocas de Ceniza, infraestructura clave para la vida económica de la ciudad, podían estar entre los objetivos militares de las Potencias del Eje si estas quisieran crear dificultades al suministro de materias primas y de manufacturas con destino al aparato productivo y a los mercados colombianos de consumidores que, ya para entonces, gravitaban alrededor del que después se conocería como “El Triangulo de Oro”- Medellín, Cali, Bogota7.

Fenómenos como la carestía8 y la escasez de llantas, confirmaban la vulnerabilidad de la economía local y acrecentaban los temores de los ciudadanos que llegaban a dar por cierto que, aún utilizando el muelle de Puerto Colombia9 como puerto alterno para mitigar la emergencia frente a una eventual destrucción de las obras de Bocas de Ceniza, nada podría hacerse ante el hecho de que no había en el comercio local las cubiertas de goma necesarias para aviar los carromatos que debían transitar por la carretera que ya existía entre Barranquilla y esa localidad10.

Por eso las autoridades municipales, además de tomar medidas en relación con el comercio de llantas11, pidieron al gobierno nacional que no levantara los rieles del antiguo ferrocarril, cosa por lo demás inoficiosa habida cuenta que de las locomotivas, únicamente quedaban dos y en muy mal estado.

El clima emocional era tal que se daba por cierto que había un complot, autorizado desde el interior del país, para sacar de la ciudad de Barranquilla todos los camiones disponibles para llevarlos con destino a Buenaventura y así solventar las dificultades en el abastecimiento que padecía la ciudad capital de Bogotá.

Por ello, el Gobierno Departamental tomó las medidas de policía, conducentes a impedir la salida de ese tipo de vehículos fuera de su jurisdicción, a controlar el mercado negro generado por la escasez de gomas y a penalizar conductas delictivas como el acaparamiento, la receptación y el contrabando de llantas.

El asunto se tornó más dramático cuando el gobierno norteamericano decidió suspender el tráfico de buques entre los puertos de la Costa Este y los puertos de Cartagena, Barranquilla y Santa Marta.

De esta manera, las mercaderías y bienes de capital que nutrían a la industria y al comercio barranquilleros, llegarían a esta ciudad luego de pasar a través del canal de Panamá, de allí hasta Buenaventura y desde ese puerto por carreteras hasta llegar a “La Arenosa”.

Igual sucedería, a la inversa, con la salida de los frutos de la industria nacional cuyo destino eran los mercados de Norteamérica.

Ante la posición de los armadores gringos, los barranquilleros organizaron una Junta que promovía ante el Gobierno Nacional y las Autoridades Norteamericanas la organización de convoyes, de trenes de buques de cabotaje12, que trasvasaran la carga de los mercantes norteamericanos en el puerto de la ciudad de Cristóbal, en Panamá, para traerlos hasta Barranquilla y así evitar las demoras y sobrecostos que se originaban por el paso del Caribe al Pacífico a través del Canal, los tiempos hasta Buenaventura y los fletes terrestres que se tenían que cancelar, adicionalmente, entre esa ciudad y la capital del Atlántico13.

La cuestión comercial se hacía más difícil porque las empresas navieras, en medio de un complejo conflicto con sus trabajadores, clientes y competidores, ya habían empezado a trasladar sus buques al servicio del comercio en los ríos del oriente y del sur del país14, a resultas de su negativa para acatar las decisiones del Tribunal de Arbitramento en el que habían deferido el trámite de sus divergencias sobre fletes, condiciones, frecuencias, volúmenes, seguros y demás.

La escasez, el elevado costo de vida, el cierre de empresas, los temores originados por la vulnerabilidad de la infraestructura de Bocas de Ceniza, el imaginario de un “Pearl Harbour Caribeño” en Barranquilla, eran compartidos por una ciudadanía que veía inminente la participación de Colombia en la guerra mundial al lado de las Fuerzas Aliadas y en contra de las Potencias del Eje.

Mural en el Banco Dugand, Barranquilla, ColombiaTanto que, así como aparecieron organizaciones fascistas lideradas por prestantes miembros de la Comunidad Italiana residenciada entre nosotros15, también surgieron Comités anti nazifascistas que, como el del Barrio Boston, se reunían todos los viernes, a las 8:00 de la noche, en la calle Cartagena entre carreras de Sabanilla y Aduana16 bajo la presidencia de Don Mario Acosta que, con sus vecinos Rafael de Marchena- Vicepresidente-, Federico Sosa- Tesorero-, Eugenio Cañavera-Vocal- y Manuel Ramírez- Secretario- se organizaban para avanzar en la misión que se habían impuesto de “combatir al nazi fascismo con todos los medios a su alcance17.

En esta polarización, los barranquilleros llegaron a pensar en la posibilidad de que las Naciones del Eje (Alemania, Italia, Japón) también pudiesen bombardear los aviones estacionados en el aeródromo local como represalia por el comportamiento proclive del gobierno colombiano a favor de los Aliados18.

Sea por eso, o por otros motivos que los lugareños asociaban con el centralismo, lo cierto es que la Panamerican Airways, con sede en Nueva York, y socia mayoritaria de la empresa Avianca, hizo pública su propuesta de trasladar la sede de esa compañía a Bogotá19.

La dirigencia barranquillera consideraba pueriles y ridículos los argumentos públicos que se esgrimían para justificar dicho traslado como el de que “las oficinas principales de la compañía estarían más cerca de la sede del gobierno nacional para cualesquiera consulta etc. Este argumento es para bobos20, pues habiendo buenas facilidades de comunicación entre Barranquilla y Bogotá, no haría falta aquel traslado para un contacto más estrecho. Hoy el teléfono, el telégrafo, el inalámbrico, el cable para una conexión inmediata y luego están los rapidísimos aviones de la misma compañía que en un par de horas suprimen la distancia que separa a Barranquilla de la Capital21

Aquella decisión de la AVIANCA, tuvo la virtud de producir un fenómeno de masas que trajo las siguientes consecuencias:

  1. Avivó el adormecido sentimiento anti centralista que había alcanzado su clímax en 1921 y que se conoce como “La Liga Costeña”22.

  2. Movilizó a un empresariado dispuesto a arriesgar sus ahorros y aportar el capital necesario para comprar la parte accionaria de la Avianca que estaba en manos de la empresa neoyorquina23.

  3. Abrió una demanda política orientada a que efectivamente la Gerencia de las instituciones y empresas estratégicas para el desarrollo económico de la ciudad -la recién creada superintendencia de puertos, la gerencia del apenas nacionalizado Terminal Marítimo24 y la Avianca- estuvieran en manos de dirigentes de la región25.

  4. Activó las organizaciones sociales cuya movilización obligó la intervención del Presidente de la República ante la empresa extranjera y en la construcción de una solución consensuada.26

Es en ese momento, crítico para el futuro de Barranquilla, cuando se adopta este emblemático material que habla de las visiones y de los sueños que los barranquilleros compartían acerca de su ciudad.

Registros de prensa demuestran que el Himno de la Sociedad de Mejoras Públicas ya era conocido en la ciudad y que se promovía en algunas escuelas barranquilleras27 pues no en vano su música había sido facturada en el año de 1927 por el Maestro panameño Simón Urbina28 y adoptada mediante concurso y, su letra, de la autoría de la poeta Amira Arrieta Mc Gregor -Amira de la Rosa- lo fue igualmente en ese mismo año de 1942 por aquella institución cívica.

Esto para mencionar su difusión en el cuerpo social.

DATOS BIBLIOGRÁFICOS

1.- LA PRENSA. El Presidente F. D. Rooselvet diseña un programa de 7 puntos para controlar la Inflación en la economía de guerra:

  • 1- Impuestos fuertes.
  • 2-Límites máximos en los precios y en los alquileres.
  • 3-Estandarización de los sueldos y jornales.
  • 4- Estabilización de los precios de los productos agropecuarios.
  • 5- Grandes compras de bonos de guerra por el público.
  • 6- Racionamiento de los artículos esenciales donde exista escasez.
  • 7- Menos créditos y menos ventas a plazos.

2. LA PRENSA. Grave crisis de tesorería en el Municipio”. Desmadre entre rentas, ingresos y gastos. Permisividad del Concejo. Septiembre 7 de 1942. Pág. 5

3.- EL HERALDO. Supresión de empleos y rebaja de sueldos, proyecta el Concejo”. Octubre 10 de 1942.

LA PRENSA. “Rebaja e sueldos municipales”. Octubre 10 de 1942. Pág. 5

4.- EL HERALDO. En un mes el municipio se ahorró 1.000 galones de gasolina, entre otras cosas porque había carros particulares que se beneficiaban de la prerrogativa de la gasolina oficial.

Mural en el Banco Dugand, Barranquilla, Colombia5.- EL HERALDO. “Los palacios de Barranquilla”. Octubre 10 de 1942. Pág. 7

6.- LA PRENSA. Decreto Departamental 244 de 1942, FIRMADO POR EL Gobernador Rafael Blanco De la Rosa, por medio del cual se prohíbe el acaparamiento de artículos de primera necesidad. Septiembre 7 de 1942. Pág. 5

7.- LA PRENSA. Barranquilla prácticamente aislada del Comercio Exterior al reducir los EE. UU la llegada de sus buques a Barranquilla, congestionando Buenaventura. Septiembre 22 de 1942.

8.- LA PRENSA. Costo de vida ha asumido proporciones alarmantes y peligrosas. Septiembre 14 de 1942. Pág.9

9.- LA PRENSA. “El Ferrocarril de Puerto Colombia”. El editorialista se refiere a la vulnerabilidad de la economía nacional si Bocas de Ceniza y su infraestructura fueran bombardeadas. Se recomienda no desmontar la infraestructura férrea. Septiembre 5 de 1942.

10.- LA PRENSA. “La Cámara de Comercio y el Ferrocarril de Puerto Colombia” Si se suspende el tráfico levantando los rieles, no se podrán traer las mercancías de Puerto Colombia a Barranquilla, no por falta de camiones, sino por falta de llantas. Ibídem.

11.- EL HERALDO. Quedan cancelados todos los permisos para ventas de llantas en Barranquilla. Octubre 8 de 1942

12.- EL HERALDO. “Comité de convoyes de Barranquilla” José Roger Nieves- Presidente-, Joaquín M Samper- Secretario. Octubre 17 de 1942.

13.- LA PRENSA. “Seguimos en la brecha”. Se titula nuestro editorial, en el cual continuamos argumentando acerca de dos cuestiones de suma importancia para Barranquilla: la sugerencia de evitar que la sede de la Avianca sea trasladada a otra ciudad y la necesidad de conseguir que la carga destinada a esta ciudad se traslade a Panamá para que no tenga que dar la vuelta Por Buenaventura. E insistimos en nuestro llamamiento a las fuerzas vivas de Barranquilla para que se apresten a defenderla eficaz y oportunamente.” Septiembre 24 de 1942.

EL HERALDO. “El Gobierno organizará servicio de buques entre Buenaventura y los Puertos de la Costa Atlántica”. Octubre 13 de 1942

14.- LA PRENSA. “La compañía de Navegación Santander”, retira un lote de buques del río. Septiembre 22 de 1942.

15.- LA PRENSA. Colón ya no es considerado un héroe nacional en Italia. Se le acusa de ser de ascendencia Judía: “debió quedarse en casa para no descubrir nada porque 11 de las 21 repúblicas americana están en guerra contra Italia”. 14 de Septiembre de 1942.

16.- Calle 63 entre Carreras 47 y 50

17.- EL HERALDO. Octubre 9 de 1942.

18.- EL HERALDO. “Ciudades Alemanas atacadas por la Avianca Inglesa”- Era tanta la tensión en la ciudad que el linotipista tituló AVIANCA en lugar de AVIACION. Octubre 21 de 1942

19.- LA PRENSA. ”Barranquilla lesionada” es el título de nuestro editorial de hoy que se pub,ica en la página 5ª cuya lectura recomendamos. La Avianca traslada su sede a Bogotá dándole así un golpe artero a Barranquilla. Los miembros de la Directiva señores Roca, Obregón, Santodomingo, Lafaurie y Blanco presentaron renuncia de sus cargos puesto que no desean vincular sus nombres a esta acción que podemos calificar de puñalada marranera. ¿Qué dirán ahora los barranquilleros? Octubre 17 de 1942

20.- LA PRENSA. 23 de Septiembre de 1942. En medio de discusiones acerca de la Reforma Concordataria, de la necesidad de crear nuevos Ministerios y de suprimir otros, de promover la reelección presidencial que en la Cámara de Representantes Silvio Villegas defendía porque iba en contra de la oligarquía, se decía: “Si la República está embobada, Barranquilla va a la cabeza del embobamiento

21.- LA PRENSA. Ibidem. Del editorial titulado “De pie, Barranquilla”, llama poderosamente la atención el hecho de que estos mismos argumentos fueron los que se utilizaron para hacer el traslado de Avianca a Bogotá, cuarenta años después. Y para trasladar la sede de “El Cerrejón” en los inicios de la primera década del Siglo XXI. La ciudad y su dirigencia no abordaron, en ninguno de estos sesenta años, el análisis de los cambios acaecidos en los Circuitos Mundiales del Comercio y de la no preparación de la urbe y de su capital humano y social para responder a ellos.

22.- LA PRENSA. “Asechanzas contra Barranquilla”. Septiembre 22 de 1942.

23.- EL HERALDO. Se abre suscripción popular para adquirir las acciones de la Pan Am. Octubre 21 de 1942. Pág. 3

24.- EL HERALDO. “Nacionalizan el Terminal Marítimo”. Octubre 8 de 1942. Este contrato fue protocolizado en la Notaría Tercera de Bogotá.

EL HERALDO. Octubre 9 y 15 de 1942.

25.- LA PRENSA. Septiembre 26, 28 y 29 de 1942.

26.- LA PRENSA. El Presidente López ofrece su ayuda. Octubre 21 de 1942.

27.- LA PRENSA . Septiembre 13 de 1942. Página 3ª. En el Acta de la sesión de la Sociedad de Mejoras Públicas celebrada el 1º de Septiembre se anota que el Señor José C Perdomo, Director de una Escuela Municipal “avisa el recibo y agradece el envío de varios ejemplares de los impresos que contienen la letra y música del himno de la Sociedad de Mejoras Públicas

28.- Inicialmente esta música estuvo elaborada para el Cuerpo de Bomberos de la Ciudad de Panamá.

 

Pero, también es interesante constatar cómo la letra compuesta por la poeta Amira De la Rosa recoge y reproduce los imaginarios que podemos observar en los Murales Franceses que ornaban el lobby del Banco Dugand y los que se inscribieron en el Monumento a la Bandera inaugurado en el año de 1932, para decir que los mismos ya tenían concreción simbólica en espacios públicos de la ciudad.

Barranquilla ciudad procera, joven “Hija de la República”, asentada a la orilla del río Magdalena, que nutre de vida a Colombia, y muy cerca del mar Caribe. Ciudad abierta al mundo a través del comercio que pone a la Patria en los mares.

Ciudad de lo femenino, de la sensibilidad y del arte. Ciudad tres veces puerto: aéreo, marítimo y fluvial. Puerto cafetero y bananero, íntimamente ligada a su hinterland rural. Ciudad del progreso, de la paz y del trabajo; ciudad fabril en la que el golpetear sobre el yunque y el humo de las chimeneas son el pulso de su vida.

Ciudad la primera de Colombia y entre las primeras de América Latina.

Provisionalmente instalados en el Lobby de la Biblioteca Piloto del Caribe, ubicada en el restaurado edificio de la Aduana Nacional

HIMNO A BARRANQUILLA

Barranquilla procera e inmortal,
ceñida de agua y madurada al sol,
savia joven del árbol nacional,
del jubiloso porvenir crisol.

Ilusión de Caribe blanco-azul,
de Colombia tendida en el umbral,
da su voz y su músculo al progreso,
Barranquilla procera e inmortal!

Coronada de firme amanecer
te conduce a su espalda el porvenir:
las sirenas de fábrica y taller
son rumor arterial de tu existir.

Barranquilla sabe cantar
y sobre el yunque martillar.

Tajamares de "Bocas de ceniza",
cuchilladas del río sobre el mar:
al Caribe central colombianiza
tu robusta aptitud de navegar.

Estrofas

La llanura dormida junto al mar,
con esquilas y silbos de pastor,
ve en su entraña de virgen despertar
una lengua, una sangre y una flor.

Barrancas de San Nicolás
con el Magdalena detrás.

Sin caballos de guerra y sin hazaña,
sin el indio tambor interrumpir,
bajo el Cuarto Felipe, Rey de España,
Pedro Vásquez ordena tu vivir.

Prometida del mar casto y viril,
profesora de esfuerzo y dignidad,
hacen Patria tu gesto y tu perfil
y tu alegre y fragante mocedad.

Frente de América del Sur,
pensamiento de buen augur.
Luchando por Colombia libre y grande
diste gajos de sangre y de valor.

Tu bandera de luz sube y expande
el sentir del triunfal Libertador.

En el ímpetu verde y tropical
de tus patios de mango y de jazmín
es pasión el susurro nocturnal
del follaje, del tiple y del flautín.

Barranquilla, trenza de ardor,
danza la vida, alrededor.

Tus mujeres perfilan la alborada
de la rosa, el donaire y el honor,
por su gracia madura y recatada
apresura sus pulsos el amor.

Tierra madre, lujosa de matriz,
que a tus hombres enseñas tu tesón,
la honradez de la yuca y del maíz
y a llevar en la mano el corazón.

Barranquilla clara y leal,
con su ancha orilla de cristal.
Generosa renuevas cada día
cauce vivo de azul sinceridad:
frente al mar tiene puesta tu hidalguía
casa abierta y amistad.

Tu bandera de luz sube y expande
el sentir del triunfal Libertador.

En el ímpetu verde y tropical
de tus patios de mango y de jazmín
es pasión el susurro nocturnal
del follaje, del tiple y del flautín.

Barranquilla, trenza de ardor,
danza la vida, alrededor.

Tus mujeres perfilan la alborada
de la rosa, el donaire y el honor,
por su gracia madura y recatada
apresura sus pulsos el amor.

Tierra madre, lujosa de matriz,
que a tus hombres enseñas tu tesón,
la honradez de la yuca y del maíz
y a llevar en la mano el corazón.

Barranquilla clara y leal,
con su ancha orilla de cristal.
Generosa renuevas cada día
cauce vivo de azul sinceridad:
frente al mar tiene puesta tu hidalguía
casa abierta y amistad

Los siguientes son los registros oficiales de los Actos mediante los cuales, luego de que en 1917 el Banco Dugand concretó en sendos murales aquellas imágenes y metáforas colectivas y después de que en 1932 los barranquilleros inauguraron el Monumento a la Bandera en el que dieron volumen en mármol a aquellos imaginarios compartidos acerca del pasado, el presente y el futuro de la Ciudad, el Himno de Barranquilla hizo posible que cada ciudadano vibrara con ellos en su corazón, los divulgara con su voz y los guardara en su memoria gracias a la música marcial, el canto y la poesía.

Con la más profunda satisfacción el Presidente de la Sociedad de Mejoras Públicas, Señor Ezequiel Rosado, dio cuenta a la Junta Directiva de la Institución que el Himno de ella había sido aclamado por el pueblo y adoptado como Himno Oficial de la ciudad por el H. Concejo Municipal reunido en Cabildo Abierto el día 19 de Octubre de 1942, durante el magnífico despliegue de las fuerzas cívicas para evitar el traslado de la sede de la “Avianca” a Bogotá.

Dejó constancia el Señor Rosado de la entusiasta y favorable acogida que tuvo por parte de los miembros del Honorable Concejo Municipal esta proposición presentada por él personalmente y de la buena voluntad de Doña Amira De la Rosa en aprestigiar con su presencia y autorizar con su palabra inteligente, ilustrada y florida, este acto trascendental. Merece, pues, Doña Amira los aplausos y los mejores agradecimientos de nuestra sociedad.

También considera esta Sociedad que debe dejar constancia en sus anales que durante la manifestación cívica del 17 al 19 de los corrientes, no se registró el menor incidente contrario a los propósitos de justicia que persiguiera.

Deja constancia que tanto el Diario “La Prensa”que diera la voz que puso en guardia a todos los ciudadanos como “El Heraldo” y todas las Radiodifusoras de la ciudad, estuvieron, total y desinteresadamente, al servicio de tan bello y extraordinario movimiento.

Que tanto el Honorable Concejo Municipal, en cabildo abierto, como el grupo de jóvenes del “Club Riomar” que iniciaron la acción de protesta, lo mismo que todas las autoridades: civiles, militares y eclesiásticas locales, dieron muestras de la más entusiasta adhesión, simpatía y enérgica voluntad a los justos reclamos del pueblo barranquillero.

La Sociedad de Mejoras Públicas recomienda a las generaciones venideras estos hechos como ejemplo digno de aplauso, recordación e imitación.”

EL CONCEJO MUNICIPAL DE BARRANQUILLA

En cabildo abierto y considerando:

1- Que la Sociedad de Mejoras Públicas por concurso adoptó un himno de música del Profesor Simón Urbina, en el año de 1927, y de letra de Doña Amira De La Rosa, en el presente año.

2- Que el Himno llena las condiciones para hacer de él el canto de Barranquilla, pues, como en los actuales momentos en que la ciudad pide justicia en defensa de sus legítimos intereses, sirve a la vez para exaltar el cariño y el entusiasmo de los buenos barranquilleros,

RESUELVE:

ARTICULO 1º- Adoptar el Himno de la Sociedad de Mejoras Públicas como Himno Oficial de Barranquilla, debiendo ser ejecutado en todos aquellos actos oficiales del Municipio en que se quiera honrar a nuestra cara ciudad

ARTICULO 2º- Publíquese en carteles, por la prensa escrita y hablada, y comuníquese a todas las autoridades municipales, a las escuelas y colegios, a los centros sociales de la ciudad y a todas las entidades locales que, en alguna forma, tengan que efectuar actos solemnes en honor de sus instituciones o de la ciudad.

Dada en Barranquilla a los 19 días del mes de Octubre de 1942.

El Presidente del Cabildo

CARLOS MARTÍN LEYES

El Secretario del Cabildo

JOSÉ Z. DELGADO

A esta resolución se le dio cumplimiento, por primera vez, el sábado 31 de Octubre de 1942 cuando en vísperas de la fiesta de todos los Santos, en el Colegio Salesiano de San Roque se realizó una Revista Gimnástica.

 

Tags: