Cuando en Barranquilla, comunión y comunista, no comunicaban libertad

José Joaquín Rincón Chaves - Periodista, Abogado y actor de radio - Bogotá, Colombia

 

 

Autor: José Joaquín Rincón Cháves - Periodista, Abogado y actor de radio - Bogotá, Colombia  ... Ver más publicaciones........►

 

Por aquellas calendas de principios de agosto de 1964, el muchacho había sido expulsado de quinto de bachillerato, según los curas del San Francisco, por ser un connotado comunista.

Según su taita Téodulo Rincón Patiño, por patrocinar la sinvergüencería de sus amigotes de curso y de conformidad con los criterios del afectado, por ser un amigo leal. De todas formas, como en las corridas de toros, las opiniones estaban divididas.

El caso es que había quedado en el aire en mitad de año lectivo y la cuestión se complicaba por cuando la mayoría de los colegios de Barranquilla, estaban copados y no admitían a estas alturas, alumnos que hubiesen tenido complicaciones disciplinarias y menos si se trataba de un revoltoso con 15 años de edad.

Y no era uno, eran seis los castigados por los franciscanos adalides de la humildad y de la pobreza, porque de castidad, pocón pocón. A los curas me refiero.

Los profesores miraban con recelo, la medida severa. Se trataba de los mejores estudiantes de la clase. Asistían a misa, ocupaban los primeros puestos en rendimiento académico, izaban bandera todos los sábados, destacaban en deportes y sacaban cinco en conducta.

A Marx, solo lo conocían en las clases de filosofía. De tal modo que la expulsión tenía otros motivos.

De parte de los damnificados, la razón estaba clara. El 19 de Julio se festejaba el día de la Juventud Colombiana y se conmemoraba con un desfile de gala de todos los colegios de la ciudad por la calle 72 con ingreso a la pista sagrada del estadio Romelio Martínez, con las graderías llenas de chicas y chicos de todos los planteles de bachillerato.

Era un magno acontecimiento, sobre todo si entre las chicas, se encontraban las noviecitas de los orgullosos desfilantes. Cada cual sacaba pecho y ganas para lucirse con uniforme de parada y con banda de guerra por delante.

Que sucedió, se preguntarán para buscar el origen del conflicto. Pues que el rector del San Pacho, canceló sin aviso y sin motivo, que se conozca, la participación de sus dirigidos, en el evento. Escándalo mayor. Preguntas sin respuesta.

Y daños colaterales inimaginables, empezando por el oso de haber comprado instrumentos para la banda de guerra, pantalones largos azules y una hermosa camiseta blanca de algodón con el escudo del colegio en el pecho.

Zapatos negros pulidos, correa negra de reluciente hebilla dorada y la mejor sonrisa del día. Cincuenta tardes de entrenamiento de marchas y cambio de paso de los integrantes.

Los marimberos con la pollera colorá montada en sus instrumentos y el grupo homogéneo tomando el ritmo novedoso para alcanzar la ovación de los asistentes y sobre todo, la admiración de las muchachas de la tribuna. Todo, todito se fue por la borda y se hundió en aguas profundas, sin pena ni gloria.

Más, los muchachos de quinto, organizadores de la parafernalia, se dijeron todos a una, que no se quedarían sin mostrar algo del provocador naufragio.

La tarde de ese viernes, no entraron a clases y con sus relucientes pantalones azules y sus camisetas, ocuparon la tribuna de honor del viejo estadio de la 72, corearon el himno del colegio, cantaron sus canciones y llamaron la atención del respetable Secretario de Educación quien preguntó por esa actitud, a lo que obtuvo respuesta por el líder de la curiosa manifestación.

El funcionario sonrió y premonitoriamente dijo:

— “Espero que esto no pase a mayores”.

Se equivocó de cabo a rabo. El lunes, los estudiantes de quinto encontraron que todos los de quinto B de bachillerato, habían sido expulsados del Colegio San Francisco de Asís.

Sus acudientes citados de urgencia y notificados de la draconiana medida. Cerca de cuarenta alumnos, todos tildados de comunistas infiltrados en una comunidad católica.

Lo más curioso, que de manera repentina, las calificaciones más recientes de los matriculados aparecieron con la disciplina por debajo de dos y con las materias de historia de la Iglesia y de Religión, muy cercanas al cero.

Mejor dicho que Marx y Mao, se habían apoderado en un dos por tres de las conciencias de estos imberbes muchachitos. Un éxito silencioso en plena Guerra Fría.

Los más osados, levantaron la voz y acudieron al Secretario de Educación, quien ya estaba enterado de los reales motivos de la medida disciplinaria. Las autoridades intervinieron, desde el Gobernador para abajo y en una conciliación a la que no fueron citados los perjudicados, se logró una salida medio decorosa.

El ingreso con matrícula condicional para los estudiantes seleccionados por las directivas del San Francisco y la expulsión de seis de los más “reconocidos” lideres de haber capado medio día de clase el Día de la Juventud Colombiana.

El Doctor Cepeda, Secretario de Educación, buscó cupo en varios planteles de la ciudad. Los privados, por unanimidad, fueron solidarios con el Padre Tascón, Rector del San Francisco de Asís y negaron el ingreso de los renegados.

El cupo del Bachillerato de la Universidad Libre, fue rechazado por los seis estudiantes expulsados, porque sería confirmar en parte, las razones de la expulsión: ser comunistas confesos.

El del Colegio Barranquilla, casi por iguales razones además de gozar de la fama de ser un “colegio de revoltosos y tirapiedras”, argumentos que el Dr. Cepeda aceptó a regañadientes.

Finalmente, quedó el Colegio de Bachillerato de Soledad, situado en esa ciudad cercana a Barranquilla y con fama de tener un excelente nivel académico.

Cinco de los denominados rebeldes, ingresamos a las toldas del Codesol y fuimos recibidos con curiosidad y con amplitud por la muchachada y hasta el profesor de química nos llamó “los halógenos”.

Eso, rompió el hielo y a las pocas de nada, el presunto líder fue nombrado presidente del Consejo Estudiantil sin ser comunista, solo por obrar con justicia.

Estadio Romelio Martínez, Barranquilla, Colombia

 

Tags: