Reflexiones urbanas en Barranquilla, Colombia

Jaime Lustgarten - Empresario - Barranquilla, Colombia

 

 

Autor: Jaime Lustgarten - Empresario - Barranquilla, Colombia ... Ver más publicaciones........►

 

La ciudad tiene que apuntarle al transporte masivo y no a autopistas urbanas, dice en su artículo de hoy 21 de febrero en El Heraldo el economista Jairo Parada.

Creo que si bien en el desarrollo de un POT deben concursar distintas disciplinas, se debe mirar el modelo de ciudad que queremos y no salir a improvisar e inventar cosas que no funcionan en otras latitudes, o que ni siquiera existen.

Nos corresponde primero que todo observar el crecimiento de la ciudad y del parque automotor, y luego decidir si seguiremos permitiendo que aumente día a día, o por el contrario apuntarle a la creación de grandes autopistas urbanas mejores que la circunvalar, como también de un eficiente sistema masivo de transporte. Debemos avanzar y hacer las obras necesarias y a tiempo.

Podemos  hacer restricciones para frenar el crecimiento del parque automotor y poder decir que no necesitaremos autopistas sino un sistema masivo de transporte. Pero todos sabemos que ya tenemos exceso de carros  y que existen más de 16.000 taxis que circulan las 24 horas del día buscando pasajeros por sus calles.

No podemos engañarnos, la mancha amarilla es una realidad. Necesitamos ambas cosas, un sistema integral de transporte urbano, sus taxis, y una combinación de distintas opciones, autopistas, viaductos, un transporte acuático utilizando nuestra principal arteria de transporte que es el rio Magdalena, y una serie de posibilidades que van desde el tren de cercanías hasta autopistas aéreas, u otras posibilidades según acojan los expertos.

Lo que aquí se debe buscar es reducir el tiempo de movilidad, y con ello hacer más eficiente y menos costosa la operación del transporte de personas y mercancías. En aras de la competitividad debemos  bajar el costo del transporte y de los servicios públicos domiciliarios.

No se escucha en esta ciudad de genios a nadie proponer orden y disciplina social. Por ejemplo restricciones y horarios especiales para transporte de carga, especialmente de gaseosas y cerveza. No se escucha hablar de una reingeniería en el sistema de semáforos y señalización para mayor efectividad de la movilidad, donde primen soluciones ingeniosas y económicas.

Tampoco escucha uno que se hable de la indisciplina social, o como evitar que taxistas o choferes de buses recojan pasajeros en medio de las vías. Cómo hacer para que los colegios organicen de manera interna la recepción o salida de sus estudiantes y no afecten la movilidad.

También sería interesante que se hable de una tarea de concertación con empresarios, educadores y otros,  para distanciar los horarios de salida o entrada de colegios y universidades, o de grandes empresas y evitar los cuellos de botella en ciertas horas del día por el exceso de carros.

Hay muchas cosas que se pueden hacer o evitar y que no representan inversiones grandes.  Se necesitan expertos en distintos temas  y hacer talleres para encontrar soluciones a los múltiples problemas urbanos.

Sabemos que hay temas puntuales que irritan a la población como es el tema de la inseguridad, el desempleo, la pésima movilidad y el abuso del espacio público. Pero también hay otro tema importante que es la falta de concertación con los distintos actores para lograr mejorar de manera colectiva y efectiva la calidad de vida de todos.

El tema ambiental es manejado a la  ligera. No se concibe que se piense convertir a Barranquilla en un gran puerto exportador de carbón sin medir lo que opina y quieren sus moradores, sin cuestionar las ventajas que podría tener la ciudad comparado con el riego a la salud de toda una población.

Es importante que acabemos con el vigente va porque va. Barranquilla no florece para todos cuando no se puede regar por lo costoso del agua. O rayamos de una ciudad feliz cuando solamente se puede certificar que es muy alegre. Evitemos abusar del Todo bien, Todo bien: cuando no todo está bien.

Seamos primero que todo honestos, es lo primero y lo que más necesitamos.

... la mancha amarilla es una realidad. Necesitamos ambas cosas, un sistema integral de transporte urbano, y una combinación de distintas opciones, autopistas, viaductos, un transporte acuático utilizando nuestra principal arteria de transporte que es el rio Magdalena...

 

Tags: