Me emberracan los terratenientes fingiendo pobreza, como Álvaro Uribe Vélez

Blanca Inés Prada Márquez - Filósofa, Historiadora, Catedrática - Bucaramanga, Colombia

 

 

Autora: Blanca Inés Prada Márquez - Filósofa, Historiadora, Catedrática - Bucaramanga, Colombia ...  ... Más publicaciones........►

 

Hoy en Colombia algunos dicen asustados: las FARC nos van a llevar al castrochavismo. Pienso que están equivocados.

La historia ha mostrado que a los populistas estilo Chávez ha llevado siempre la miseria, la pobreza extrema, la falta de un trabajo estable, en otras palabras: las injusticias sociales.

Y esto es fácil de entender: quienes votan en los países en vía de desarrollo son generalmente los más pobres, aquellos a quienes se les puede comprar con promesas porque están llenos de necesidades.

Y Colombia, un país de grandes desigualdades, de espantosas injusticias sociales, de miseria y pobreza extrema, de campesinos sin tierra, o desterrados de sus propias tierras por terratenientes altamente poderosos, de millones de personas sin trabajo o en el “trabajo informal” donde no hay ninguna seguridad ni protección social.

Éstas y otras contradicciones sociales son terreno abonado para el discurso de los populistas, de los mesías con lenguaje “nacionalista, socialista, paternalista” que saben aprovecharse de la desgracia ajena para subir al poder y terminar luego empobreciendo y explotando al pueblo peor que sus antiguos amos. 

El disfraz de Álvaro Uribe Vélez: CampesinoAsí que no le temamos a las FARC que “Dieu merci” están dando los últimos pasos para entregar las armas, temámosle a quienes por más de 60 años se han apoderado de las riquezas del país, de las mejores tierras, impidiendo hacer una Reforma Agraria integral.

Temámosle a esos que pudiendo no dan trabajo, o no pagan salarios justos, o explotan a sus trabajadores, o no pagan impuestos, o se roban los dineros públicos. Esos son los que nos pueden llevar a caer en una tragedia como la de Venezuela.

Miremos el caso de la TIERRA en Colombia

Según informes del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo),  Colombia está entre los países del mundo más desiguales en propiedad rural.

Según datos del 2011, y creo que las cosas no han cambiado mucho hasta hoy, el 52% de la tierra en Colombia le pertenece al 1,5% de la población. Con el agravante de que estos terratenientes poco la cultivan porque la dedican a la ganadería, a los caballos y demás animales de lujo y otros la visitan de vez en cuando pues tienen uno o dos siervos para que les embellezca su hacienda y les cuidan los animales.

Es decir que sus grandes extensiones de tierra no sirven ni siquiera para dar trabajo.

Por esto y por mucho más, uno no puede menos que emberracarse (perdonen la palabra) cuando escucha a un terrateniente como el doctor Uribe Vélez, que disfruta de sueldo presidencial y sueldo del Congreso, dueño de grandísimas extensiones de tierra, reclamando a voz en cuello en los medios de comunicación por unos pedazos de tierra baldías que le impiden legalizar su compra.

NO, no hay derecho. Pero lo más triste es que medio país siga pensando que este hombre tan AVARIENTO es digno de admiración, es "nuestro salvador".

 

Tags: